Tejedor 557 - CABA (CP 1424) - CABA Argentina
Tel: +54 11 4922-6881 /5137 /3849 /4885
Email: info@publitec.com.ar

Caracterización del aceite extraído del tejido adiposo de rana toro (Rana catesbeiana Shaw)

COMPARTIR EN:

Caracterización del aceite extraído del tejido adiposo de rana toro (Rana catesbeiana Shaw)

1Jéssica Vieira Martins Pinto, 2Fabíola Dutra Rocha, 2*Fabiano Freire Costa
1Alumna del Curso de Farmacia. Facultad de Farmacia, Universidad Federal de Juiz de Fora, MG – Brasil.
2Profesores del Departamento de Ciencias Farmacéuticas, Facultad de Farmacia, Universidad Federal de Juiz de Fora, MG – Brasil.
*autor para correspondencia: fabianofreirecosta@gmail.com

Hay registros en fuentes bibliográficas de que los ácidos grasos insaturados poseen actividad antiinflamatoria, cicatrizante y antitumoral. Por este motivo, el aceite de rana toro se ha convertido en un potencial objetivo de investigaciones científicas, ya que se obtiene a partir del tejido adiposo del anfibio Rana catesbeiana Shaw, que es totalmente descartado por los criaderos. El aprovechamiento biotecnológico del tejido adiposo de este animal posee potencial terapéutico, pues posibilita el desarrollo de nuevas formulaciones cosméticas, farmacéuticas y nutracéuticas a base de su aceite. En virtud de ello, el objetivo de este trabajo fue extraer y caracterizar el aceite extraído del tejido adiposo de rana toro.

Introducción
Uno de los mayores problemas que enfrentamos hoy es la gran cantidad de residuos generados por la sociedad en que vivimos, lo cual produce grandes impactos ambientales, económicos y sociales. El aumento del número de habitantes y la gran variedad de productos disponibles en el mercado promueven el consumo exacerbado, originando cantidades aterradoras de residuos sólidos, que en gran parte no pasan por un proceso de reciclado y no reciben tratamiento adecuado para el descarte, además de la ausencia o la dificultad para conseguir áreas con infraestructura y dimensiones apropriadas para su disposición (Querino, Pereira, 2006; Ambiente, 2018).

Una de las actividades económicas llevada adelante en Brasil es la ranicultura, la cual se inició en el país alrededor del año 1930. A partir de la fácil adaptación de la rana toro (Rana catesbeina Shaw), esta práctica económica se difundió por todo el país, convirtiéndose en fuente de ingresos para muchos criadores e industrias de alimentos. La rana es un anfibio con hábitos compatibles con el clima tropical y su carne es muy apreciada para el consumo, debido al sabor y calidad nutricional. Por eso, los ranicultores utilizan sólo la carne como principal producto. En algunas regiones, el cuero era utilizado en algunos procesos industriales para la fabricación de accesorios, pero se trataba de un proceso muy raro. Además del cuero, el sacrificio del animal genera muchos residuos que no son aprovechados, como la carcasa, y el cuerpo graso, siendo este último responsable de la composición de gran parte del cuerpo de la rana toro (Ferreira et al., 1997).

A partir de la base de la cultura nacional y la diversidad de recursos naturales con gran potencial farmacológico, viene creciendo el interés de las industrias en investigaciones sobre sustancias activas extraídas de fuentes naturales. Eso motiva el desarrollo de productos con fines farmacológicos, cosméticos y nutricionales, lo que hace posible la existencia de terapias alternativas para determinadas patologías, además de movilizar la economía y aumentar el lucro del sector industrial (Cunha, Delariva, 2009; Machado et al., 2016; Querino, Pereira, 2006).

La medicina popular ha hecho del uso de aceites naturales una práctica común para el tratamiento de patologías, heridas, disturbios inmunológicos y procesos inflamatorios. A partir de los materiales bibliográficos ya publicados, se observa que los productos ricos en ácidos grasos se están convirtiendo en una nueva posibilidad para el tratamiento de pacientes con complicaciones dermatológicas. Entre estos productos, está descripto el uso y la actividad del aceite de rana-toro, mostrándose como una buena alternativa en el tratamiento de asma, heridas e inflamaciones cutáneas y en la regeneración tisular. Este aceite se extrae del tejido adiposo de la rana y se presenta como una fuente renovable de baja toxicidad y biodegradable, pudiendo ser empleado en diversos tipos de formulaciones cosméticas y farmacéuticas (Cunha, Delariva, 2009; Davim , 2017; Machado et al., 2016; Querino, Pereira, 2006).

Teniendo en consideración que los criaderos descartan todo el tejido adiposo y que éste puede ser aprovechado como un suproducto, el presente trabajo tuvo como objetivo realizar la extracción y caracterización físico-química de este aceite con el objetivo de incentivar el aprovechamiento biotecnológico del principal residuo generado por el sacrificio del animal en ranarios brasileños.